Alfareras de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca obtienen reconocimiento Tesoros Humanos Vivos

El 29 de noviembre la Unesco entregará veredicto a la solicitud de ingresar la alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca a la Lista de Salvaguardia Urgente del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Este lunes 7 de noviembre un grupo de 49 alfareras de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca fueron reconocidas por el Presidente Gabriel Boric como Tesoros Humanos Vivos. La actividad, denominada “La ceremonia de los Patrimonios”, y que también incluyó los ingresos al inventario de Patrimonio Cultural Inmaterial de Chile, se desarrolló en el Palacio de la Moneda ante la presencia de autoridades nacionales. Las alfareras fueron representadas por las cultoras locales Regina Pino, Laura Carrasco, Mónica Vielma y Nayadet Núñez. 

Este reconocimiento presentado por el Estado chileno, pone al día el listado presentado en el año 2014 por la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán que reconoció por primera vez como Tesoros Humanos Vivos a un grupo de alfareras correspondiente a la Unión de Artesanas de Quinchamalí.  

Al respecto, el alcalde de Chillán, Camilo Benavente, destacó que “estamos muy contentos porque hoy se hace un reconocimiento que a nuestro parecer debió haberse hecho antes, ya que, si bien hubo un reconocimiento anterior, fue sólo a un grupo de alfareras y ahora se completa esta distinción a las alfareras que faltaban y cuya labor de tanto tiempo es reconocido a nivel mundial”. 

En tanto, Karin Cárdenas, encargada de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán, hizo alusión al a relevancia, a las gestiones Ministeriales para conseguir, “ese reconocimiento que se hace extensivo a una comunidad más amplias, visibilizado el gran universo de cultores y cultoras presentes fortaleciendo aún más la identidad del territorio vinculada a este saber”. 

Primer reconocimiento 

Tesoros Humanos Vivos es un reconocimiento que el Estado chileno, a través del Ministerio de la Cultura y las Artes, otorga a personas y comunidades portadoras de manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial que poseen una alta significación para el país y las comunidades locales. 

En 2014, gracias al patrocinio de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán, la Unión de Artesanas de Quinchamalí obtuvo el primer reconocimiento para este sector como Tesoro Humano Vivo, lo que significó un hecho histórico para los conocimientos y saberes de las mujeres de este sector de la comuna de Chillán, contribuyendo significativamente para la revaloración de su identidad alfarera. 

Unesco 

Noviembre es un mes clave para las alfareras de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca. Además del reconocimiento como Tesoros Humanos Vivos, el 29 de noviembre la Unesco entregará el veredicto a la solicitud de ingresar estos conocimientos y saberes a la Lista de Salvaguardia Urgente del Patrimonio Cultural Inmaterial.  

Con este hito se marcará el término a un trabajo iniciado por la misma comunidad alfarera y que ha involucrado a diferentes instituciones de nuestra región. Y al mismo tiempo, independiente del resultado, significará el inicio de otro camino que exigirá el compromiso de todos y todas para mantener viva y activa esta tradición que es parte de nuestra identidad local y nacional.