Municipio entregará 1.762 contenedores en Población Irene Frei

Recipientes de 120 litros pretenden ser la primera etapa que permita disminuir microbasurales, acompañados de una campaña educativa sobre gestión de residuos.

Con el objetivo de eliminar gradualmente la triste postal de microbasurales en Chillán, este mediodía en la multicancha de la Población Irene Frei se realizó la entrega simbólica de 1.762 contenedores para residuos sólidos domiciliarios a familias con un alto nivel de vulnerabilidad, una medida ejecutada por la municipalidad a través de Fondos del Gobierno Regional de Ñuble. 

La iniciativa piloto apunta a intervenir lugares donde existe una alta incidencia de residuos, los cuales nacen en primera instancia con pequeños ejemplares abandonados en la vía pública, provocando un continuo abandono de otros elementos y escombros como ramas, colchones, televisores y sillones, entre otros, lo que da origen a la formación de microbasurales, trayendo consigo factores de riesgo en la calidad de vida de la comunidad. 

El alcalde Camilo Benavente subrayó que este proyecto involucra la participación activa de la comunidad en base a capacitaciones sobre gestión de residuos. “En esta oportunidad entregamos estos contenedores en la Población Irene Frei, un lugar que había sido postergado y necesitaba esta atención, metodología que se verá acompañada de un proceso de aprendizaje sobre la gestión de residuos para los vecinos y vecinas del sector”. 

Por su parte, Ricardo Montolivo, director de Medio Ambiente, Aseo y Ornato, remarcó que esta iniciativa busca erradicar microbasurales mediante una acción concreta. “La idea es generar una medida real y tangible para la sensibilización y educación ambiental a los habitantes, estos contenedores tienen un uso práctico para generar una limitación en la dispersión de residuos”, apuntó. 

La capacitación estará centrada sobre el manejo de residuos sólidos, fortalecimiento de buenas prácticas, cultura y educación ambiental a las familias del sector, realizada por la Dirección de Medio ambiente, Aseo y Ornato, que se vincularía directamente con la Dirección de Desarrollo Comunitario focalizando los beneficiarios, y con la Dirección de Seguridad Pública e Inspección Municipal para mejorar la fiscalización. 

La directora de DIDECO, Zoraya Martínez, explicó que la Dirección de Desarrollo Comunitario participó en el proceso a través de una mesa de trabajo para establecer criterios de selección territorial y de focalización de las familias en la entrega de los contenedores. “Este criterio lo hicimos basándonos principalmente en las solicitudes de contenedores que ha recibido el municipio, ante la denuncia de la existencia de microbasurales, más la ausencia de contenedores en los domicilios, lo que hace que los vecinos saquen sus residuos en bolsas que pueden ser destruidas”, dijo. 

Esta compra fue realizada a través del “Programa de Subsidio a Municipalidades para el Enfrentamiento de la Crisis Sanitaria COVID-19 Glosa 2.3 2021”, convenio de transferencia entre la Municipalidad de Chillán y el Gobierno Regional de Ñuble, aprobado por el Concejo Municipal, por aproximadamente $73 millones para licitar estos insumos dirigidos a la comunidad.